IN & OUT (libro)


Título: In & Out
Autor: Joakin Fargas
Prólogo: Florencia Qualina
Páginas: 128
Formato: 28×20 cm

DONDE CONSEGUIRLO:

TIENDA FOLA
Fototeca Latinoamericana
Godoy Cruz 2620

LIBRERÍAS SANTA FE

ALTO PALERMO SHOPPING
Av. Santa Fe 3253, local 2012

AV. SANTA FE I
Av. Santa Fe 2224

AV. SANTA FE II
Av. Santa Fe 2582

CALLAO
Av. Callao 335

BELGRANO
Cabildo 605 esquina Gorostiaga

ETERNA CADENCIA
Honduras 5574

LIBRERIA MIL GRULLAS
Malabia 1968

WALDHUTER LA LIBRERIA
Av Santa Fe 1685

VENTA ONLINE (Retiros por Palermo Soho / Envios a todo el país)

 


PROLOGO
Por Florencia Qualina

Todo el mundo vivió en Nueva York, aunque no la haya pisado nunca. Todo el mundo –es exagerado, lo sé– siente que conoce un poco Manhattan, Harlem, Bronx y Greenwich Village, porque esos lugares son una infinita enciclopedia de ideas recibidas. Solo un edificio como el hotel Chelsea condensa entre cuatro paredes gran parte de los puntos más altos de la cultura occidental del siglo XX. Allí Leonard Cohen tuvo un encuentro en el ascensor con Janis Joplin que derivó en una cama deshecha y después en la canción que dice “me dijiste que preferías a los hombres guapos, pero conmigo harías una excepción”; Andy Warhol filmó Chelsea Girls y Jack Kerouac escribió On the Road de un saque. El genio de sus sucesivos ocupantes y los acontecimientos que desencadenaron solamente pueden dimensionarse comparándolos con la Florencia en el Quattrocento, pero en un hotel. Algo parecido podría decirse del CBGB o el Studio 54, porque en Nueva York se fraguó el imaginario del siglo pasado, y también mucho de este tiempo que atravesamos.
Joakin Fargas vivió en Nueva York y de su estadía nació el corpus fotográfico presente en el libro titulado In&Out. La ciudad es el personaje principal de su ensayo fotográfico. Invariablemente, retratados y paisajes se fusionan en una trama en permanente estado de transformación. Sus imágenes se concentran en el espacio público y desde allí podemos intuir que en cada situación hay una voluntad de fijar una masa vertiginosa de acontecimientos colisionando constantemente.
In&Out propone líneas abiertas; sin embargo, podemos trazar determinados núcleos: la arquitectura es uno de ellos. En construcciones que funcionan como enjambres humanos, hábitats desolados o fachadas de viviendas, el interés se desplaza desde condiciones formales como la simetría y el equilibrio hacia espacios que parecen espejismos o la irrupción de aguijones opresivos, como los alambres de púas que coronan más de un portal callejero. Tenemos también un foco concentrado en lo humano ocupando la ciudad y aquí, también el espectro es vasto.
Ante la mirada de Fargas se construye una colección que oscila entre el hallazgo de un exotismo caricaturesco, como el unicornio que toca el acordeón en el Central Park, el Hombre Araña chequeando su celular o Darth Vader apareciendo en una multitud trenzada en una guerra de almohadas, con capturas de emociones introspectivas. Podríamos decir A penny for your thoughts en muchos momentos de este libro…
La endémica presencia de la publicidad en la vía pública es un elemento insoslayable en In&Out, la iconografía del capitalismo brota como hongos y la maquinaria del deseo parece replicarse sin descanso. Como también es constante el flujo de intervenciones sobre la cartelería del consumo; este rasgo le da a los muros de la ciudad la impronta de una pintura en progreso. Fargas registra en el núcleo I’m not defined by your ignorance y Pray for pills una serie de paredes intervenidas por sucesivas capas de pinturas, posters, graffitis. En ellas el arte aparece como un fenómeno desmarcado de autorías individuales o encerradas en instituciones del campo cultural. También tienen un parentesco con las pinturas de Jean-Michel Basquiat, con su ritmo de garabatos, figuras y acumulación de manchas viscerales.
In&Out es la experiencia de mirar un paisaje e intentar asirlo. El predominio de las tomas abiertas y los planos generales enmarcan su mirada macroscópica, enfocada frontal o cenitalmente. En la distancia de su cámara hay un espectador que podría ser ese observador que disfruta en todas partes de su incógnito de Baudelaire.